jueves, 17 de mayo de 2007

Internet: Editorial de El Universal, en el Día Mundial de la Red

Información, negocios, educación, transportes, comunicación, ventas, idioma, diversión, guerra, amor y sexo están siendo revolucionados, sin exagerar, por esa maraña que nos conecta a todos con todo, que sugiere el fin de las distancias y la alteración del tiempo. Eso que se llama, en una palabra, internet.
Algo que intriga a los nietos de hoy es cómo sus padres y abuelos nos comunicábamos apenas hace 15 años, cuando la red de redes no se extendía aún a los civiles.
Concebido inicialmente como instrumento militar (Arpanet) para crear redes que sobrevivieran a un potencial ataque nuclear, la world wide web explotó en la década de los 90 y pasó de los laboratorios del Pentágono a las universidades y a la población en general. Hoy es común que hijos y nietos de profesionistas hagan uso intensivo de internet y sus muevos lenguajes, como el llamado "XAT".
"To2", "salu2", "xq", "pfv" y muchos giros más responden mejor a la tecnología digital acelerada que las expresiones formales con que los mayores de 40 nos comunicamos. Aunque a algunos profesores, alérgicos a las innovaciones audaces, les parezca que están arruinando el lenguaje, la Real Academia ya ha aceptado términos como "blog" y "chatear".
En este día dedicado a ese prodigio de la mente humana y la investigación científica aplicada, no hay que olvidar sin embargo que, como en tantas otras cosas, México está dividido entre los que tienen y los que no.
Como nos recuerda el diagnóstico dado a conocer por el Plan Nacional de Desarrollo, los rezagos son muchos y en el tema de la brecha digital se hacen evidentes al saber que sólo 8% de la población tiene acceso a la red.
El número de jóvenes mexicanos que se incorporan anualmente al círculo de usuarios de internet, a pesar de sus limitaciones económicas, aumenta 27% anualmente.
Nuestra apuesta de desarrollo nacional debería subrayar la computación e internet. Dos cifras ilustran el argumento: esta semana Chrysler, la armadora de coches, se vendió en 8 mil millones de dólares, y Reuters, el servicio de información financiera por computadora, en 17 mil millones, La primera, con gran presencia en México, representa al siglo XX; la segunda al siglo XXI.
Necesitamos mejorar nuestra posición en el Reporte Global de Tecnología de la Información, mediante la amplitud de la oferta educativa en estas novísimas áreas de instrucción, que son los medios que hoy sirven para acceder a más vastos campos del conocimiento.
El objetivo es adquirir niveles de competencia adecuados para lidiar con los grandes y nuevos actores de la escena mundial, muchos de los cuales se han adelantado en el camino, como Brasil, la India y China. La ruta es conocida; la decisión de seguirla debe ser sostenida.
Es tiempo de pisar a fondo el acelerador para no rezagarnos. Nuestra demografía lo permite. Los niños mexicanos, con dinero o sin él, parece que vienen con un chip adicional en las yemas de los dedos.
En zonas populares invierten sus escasos recursos en cafés internet, en el México del privilegio pasan horas en sus cuartos interactuando con todo tipo de computadoras. Busquemos unir a esas dos comunidades en una patria digital común.

(Tomado de la edición en línea del diario El Universal).

1 comentario:

Newé Nesérame dijo...

ya te puse link en mi blog porque vi que me tienes linkeada de una manera muy linda jajaja... saludos!! y No.. aún no leo a "nadaki kuliki" (o algo así) deja que pase la ..nche tesis y ahora sí daré rienda suelta a las desenfrenadas ganas de leer... saludos!!!!