jueves, 5 de julio de 2007

Carta a Carlos Ramírez y Avelino Gómez por sus Cuadernos de la Lengua y el Viento

Estimados poetas:

En su Declaración de Inicio, Marco Antonio Campos, sostiene: "Las páginas no sirven. La poesía no cambia/ sino la forma de una página, la emoción,/ una meditación ya tan gastada./ Pero en concreto, señores, nada cambia./ En Concreto, cristianos,/ no cambia una cruz nuevos montes,/ no arranca, alemanes,/ la vergüenza de un tiempo y de su crisis, /no le quita, marxistas,/ el pan de la boca al millonario./ La poesía no hace nada./ Y yo escribo estas páginas sabiéndolo."
A qué meditación oscura y reluciente nos pueden llevar esas líneas. La poesía no tiene, ni sirve, ni cambia; no es crisis ni crisol; no es náusea ni naufraga; no es grito ni ladra; la poesía no es nada de lo que pensamos y a pesar es todo esto. Queridos amigos. He leído con detenimiento su libro y he encontrado versos impactantes y otros que suenan a ecos, a reconocimiento.
Debo confesarles que existen versos y construcciones con las que me identifico más. Celebro con música de fondo cuando dicen:
No.
Nadie escribe versos a costillas de Dios,
nunca un poema salva de nada.
Nadie enseña a volar con alas de sarcasmo.
El fracaso (ah el fracaso) hiere tobillos
mientras las muchachas ofrecen pechos de luna herida.
Pero ya tendremos un desbarajuste de palabras
y la vida (ay la vida) tiernamente dolorosa
como mordida de perro enfermo.

O bien, cuando, zozobran:

Qué terrible es el fulgor de labios no besados
cuando Salomé baila
con la cabeza del Bautista sobre el hombro.
Lectora mía: Puedo decirle ya
que busco el arrabal y la cerveza
para ensuciarme el sabor a hospital y dentífrico,
para no pagar al recuerdo arancel y estancia.

Debo confesarles que el libro ha sido cuidado legítimamente; que se nota un amplio trabajo en los versos y en las construcciones; que la lectura en voz alta es desbordante; que veo su mano, cincelando la roca madre para extraer mármol; que los veo juntos en la barra de la casa de Carlos o en la Playa hablando de poesía; que los observo enviándose por correo prueba tras prueba, poema tras poema. Los envidio, hace mucho, que la poesía sólo aleja a los amigos; y a ustedes (y ustedes), han sabido mantenerla como el cordón umbilical de sus Cuadernos de la Lengua y el Viento. Que también es fruto de su amistad.
El libro, además de ser un homenaje a la poesía, es un diálogo con su propia poática. A veces se dejan escuchar y otras veces se confunden con sus lecturas, no sé si sea a propósito o si así no lo hayan pensado (tampoco creo que me deban hacer caso, soy un loco más en esta villa). Me gusta su libro, aunque, confieso, la apuesta es difícil pues a veces se les ve esconderse entre sus versos. Los saludo, con un abrazo.

3 comentarios:

Alma dijo...

Esau... no he ido porque pastora ye me contó lo que hay que hacer, pero esta semana me doy uan vuelta para inscribirme.. vale?

saludos

Newé Nesérame dijo...

A mí ya me dijo Alma que ya fue y que no hay pedo si llevamos todo eso (los 200 y la idea del corto) hasta el lunes... así que el lunes nos vemos por allá

X. DUARTE ARTIGAS dijo...

LA POESÍA JUNTA ESAÚ, HACE QUE MI PUERTA, TAN IGNOTA, POR UN INSTANTE SE VUELVA CONTIGUA A LA TUYA. TÚ, DESDE TU CASA LEES Y HOMENAJEAS A POETAS QUERIDOS POR T I Y MÁGICAMENTE HACES QUE YO A LA DISTANCIA, COADYUVE, ASISTA A TU GOCE.
UN ABRAZO DE XAVIER